Nostalgia transitoria

Nostalgia transitoria

Las vacaciones han pasado muy rápido y hemos vivido un montón de aventuras. Algunas os la he contado por aquí, pero me guardo unas cuantas para un futuro. A Pulgas le ha encantado la playa, nos lo hemos pasado en grande y hemos difrutado como niños. Igual que cuando era pequeño y me pasaba el día jugando con mis amigos de la fábrica. Pero todo se acaba y toca volver a casa. Aunque creo que Pulgas está enfadado conmigo, y es lógico, a él le toca ir en la maleta del autobús mientras yo voy disfrutando del viaje y de las vistas.

Esta tira la dedicamos a todas esas abuelas que escuchan con atención nuestras tonterías. Y en especial a las nuestras, que seguro que nos miran orgullosas desde ahí arriba.

Si te ha gustado, compárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Pin on PinterestShare on LinkedIn

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR